La acuarela es un tipo de pintura en la que los pigmentos, finamente molidos, se aglutinan con goma arábiga. Debido a ello puede mezclarse con gran cantidad de agua, sin que pierda la adherencia sobre el soporte de papel.


La principal cualidad de esta técnica es la transparencia de los colores. Su técnica es rápida, espontánea y requiere de una gran destreza y soltura.


El modo más usual de trabajar la acuarela consiste en respetar el blanco del papel (por sustracción), donde deseemos ese color, y vayamos pintando de más claro a más oscuro, aplicando veladuras de color transparente.


Sin embargo, es un medio muy flexible, y los resultados obtenidos con la acuarela pueden variar enormemente.



*Fuente: Ilustrando en la escuela de arte